6 Sugerencias para prepararte para la Adolescencia

Etapa importante del desarrollo en la vida y como enfrentarla cuando nuestros hijos lleguen ahí. Como padres no sabemos qué enfrentar y escuchamos historias que nos preocupan. Sin duda, cada uno de los hijos lo vivirá diferente y nosotros también.

1. Tu adolescencia.

Recuerda como la viviste, si fue fácil y qué momentos se complicaron. Cuando estuviste ahí, que o quienes te ayudaron. Tal vez una tía con quien era más fácil hablar. Qué hacías, qué cambios te fueron más difíciles. Generalmente con esta revisión seremos mucho más empáticos con los hijos y entenderemos porque prefieren otras compañías.

2.Revisar los nuncas.

Los nuncas se refieren a aquello que prometimos no repetir o hacer igual que nuestros padres. Por hacer o intentar hacer esto volvemos nuestro compartamiento pendular y nos vamos al otro extremo. Ejemplo: Yo si dejaré salir a mi hijo y llega a la adolescencia y sale siempre, cuando a veces,el joven te pide límites y tú no los pones. El secreto es el balance, ni muy muy ni tan tan.

3. Eres su padre/madre no su cuate.

Esta diferencia es importante recordarla. Amigos tendrá pero padres sólo ustedes. Los límites, los permisos, las recompensas, las reglas las pones tú. Hay padres que esto les es difícil y mejor se acomodan como cuates y a la hora de un límite no hay quien lo ejerza. No se puede ejercer dos estilos.

4. Escuchar, escuchar…

Revisar que corta la comunicación. Facilitar la comunicación. A veces oímos pero no escuchamos. Repreguntar para saber si entendimos. Parafrasear lo que nos dijeron comunica interés y empatía de nuestra parte. Atesora lo que te conversan y no lo cuentes ya que hacerlo puede hacer que pierdan la confianza en ti.

5. Ciencia en la adolescencia

Acude a talleres para padres, lee sobre el tema. Se dice que antes de tener hijos hay que tener conciencia, de pequeños los hijos requieren paciencia pero en la adolescencia ciencia. Hay libros muy útiles, «Ética para Amador», «Bienvenida Ofelia», y los referentes a la adolescencia.

6. Deporte y/o música.

Siempre ha sido importante pero en esta etapa no es negociable no practicarlo, y es cuando a veces los padres bajamos la guardia con este aspecto. Presentan pretextos diversos y los padres los aceptan. El deporte es formativo para la vida, aprenden a competir, a perder, a sobreponerse ante el fracaso, a forjar el carácter, socializan, liberan endordinas, oxigenan el cerebro, a concentrarse, disciplinarse entre otras cosas.

Adicción al juego, ¿cómo detectarlo?

Arturo y Matilde con 10 años de casados, llegaron a un punto en el que el aislamiento y el resentimiento era lo cotidiano. Empezaron muy bien, todo marchaba como cualquier pareja ilusionada que inicia su vida juntos.

Antecedente

Llegan al consultorio en un esfuerzo por recuperar su paraíso perdido. Matilde era ajena a los problemas de Arturo pero había pistas de que faltaban los ahorros de la pareja además de que empezaba a pedir dinero prestado.

Matilde sospechaba de algo, suponía que habría por ahí una amante.

Consultorio

Inicialmente llega Matilde y al cabo de algunas sesiones aprende de la adicción al juego y sus síntomas. Enfrentar la verdad es duro pero es el inicio de un tratamiento.

Hechos sobre la Adicción al Juego

* Negación

* Préstamos frecuentes

*Al inicio del problema es muy placentero

*Posteriormente presentan episodios ansiosos significativos

*Algunas veces son muy inteligentes para buscar ganar.

*Desinterés en la familia especialmente en días de juegos, cuando cambian de jugar en casino y juegan en línea o con dealers de juego.

Tratamiento

Se inicia con la información hacia la esposa, se le dan herramientas para enfrentar la ansiedad,el coraje o la confusión.

Una primera sesión juntos de intervención amorosa con datos fríos sobre las consecuencias.

Una sesión con Arturo para evaluar la progresividad del problema. Información de grupos de auto ayuda o de un posible internamiento.

En el proceso trabajar la depresión por la pérdida de su sustancia: jugar.

La terapia de pareja se suspende temporalmente y se trabaja con cada uno por su lado.

A veces según la gravedad se les refiere a una Clínica especializada en este trastorno.

La recuperación es día con día. Pero es hasta el año que se empieza a recuperar la relación de pareja.

La autoestima de un niño. 5 maneras de fortalecerla

La pregunta habitual de los padres que se escucha en el consultorio ¿Cómo ayudo a que mi hijo tenga mejor autoestima? o la expresión directa de la preocupación si el hijo tiene baja autoestima. En el día a día vamos observando su desarrollo y la autoestima se va manifestando según la etapa por la que esté pasando nuestro hijo. No es lo mismo un joven que busca aceptación o pertenencia que un niño de primaria. El tema de hoy se refiere a niños pequeños donde buscan aprobación de los padres.

1. Evitar el Si pero…. Cuando damos reconocimiento.

«Tu calificación está excelente pero puedes ser mejor»…. «tu dibujo me encanta pero me hubieras preguntado cómo hacer esto..». Esta retroalimentacion es un doble mensaje y confunde a los niños y los vuelve inseguros.

Expresar nuestro agrado y felicitar con entusiasmo tiene un mejor efecto en su confianza.

2. Reconocimiento indirecto
Cuando un niño escucha a alguno de sus padres hablar de alguna cualidad con otra persona les aumenta su autoestima, ya sea algún maestro o algún familiar. El niño se siente afirmado y reconocido en alguna habilidad y trata de repetirla con más frecuencia.

3. Reconocimiento sorpresa

Este sorprende al niño cuando por casualidad escucha a sus padres hablar de él, sin saber que el niño está por ahí. Este reconocimiento lo hace sentirse muy contento y sorprendido, sobre todo si se está hablando de algo que el niño hizo y que sirvió para que sus padres reflejaran aceptación de ese comportamiento. El típico «te fijaste que rápido hizo hoy Juan su tarea, si … y además ya la hizo sólo te fijaste » contesta el padre. El niño se puede sentir orgulloso y reconocido.

4. Actividades que hagan feliz al niño.

Escuchar sus inquietudes, que desea hacer en su tiempo libre. Imponer actividades extra escolares hace un efecto negativo en el niño. No se siente escuchado. Asistir para complacer a los padres, se reflejará en desánimo, desinterés y la frustración de no ser escuchado. Hoy día los niños exploran diversos intereses en estas actividades y sirven para afirmar su autoestima.

5.Junta con los Padres.

Esta práctica requiere disciplina por parte de los padres y separar un tiempo cada semana. En ese tiempo el niño tendrá una junta con sus padres para lo que él quiera hablar con ellos. Sí, cómo los adultos hacen la juntas en su trabajo ellos con los papás. El tema lo pondrá el hijo, al inicio los padres le harán preguntas. En este tiempo quedan fueran el celular, o los otros hijos o algún otro pendiente . Es su tiempo especial. Durante la semana se reservarán ese momento para hablar de lo que ellos sienten que es importante hablar.

La autoestima en un niño se ve reflejada en su seguridad, en su comunicación y en general como se desenvuelve en sus ambientes.

6 cosas que suceden en un Taller para niños de manejo de emociones.

En general los niños que acuden a psicoterapia en forma individual llevan un proceso de cambio lento; algunos hablan de sus sentimientos de inmediato y otros lo hacen a cuenta gotas.

El proceso grupal facilita a los niños que hablen de lo que les pasa.

Ya sean niños de padres recién divorciados, o con un duelo sin resolver, o hijos de padres en rehabilitación de adicciones o la llegada de un hermano. Cualquier niño que viva episodios como los antes mencionados se beneficiará del grupo.

Aunque cada grupo es diferente, a continuación se mencionan las experiencias comunes:

Confianza

El encuadre terapéutico de las reglas del grupo permite que el niño rápido se integre al mismo: confidencialidad, respeto, la seguridad de que tendrán su turno para hablar.

Pertenencia

El niño escucha que todos tienen algo que les preocupa y que se puede hablar. Casi siempre se guardan estos temas para ellos. Es muy raro que hablen de esto con otros niños por miedo a la burla.

Efecto liberador

Al salir expresan una tranquilidad y les es liberador poder reconocer sus emociones, hablarlas y que no se burlen de ellos.

Dejan fuera la culpabilidad

Es muy común la culpa que sienten los niños por las peleas de los padres. Saber que esas peleas y esos problemas son cosas de los adultos y no de ellos los alivia considerablemente.

Jugar

Aprender a manejar emociones jugando, creando, hablando, escribiendo, dibujando los enseña a posteriormente hacerlo en casa.

Mejor autoestima

En general, el hablar de ellos, de sus problemas, sentimientos y preocupaciones les da mucha seguridad. Los padres han reportado que salen y hablan con más confianza de lo que sienten.

Las 6 variables anteriores pueden ser un indicativo para evaluar el progreso del niño en el taller además de seguimientos posteriores según cada niño.

5 formas de prevención en los niños

La prevención de adicciones en los niños toma más importancia cada día.  Según investigaciones realizadas por la Universidad Anáhuac del Sur la edad en la que los niños prueban alcohol es más temprana, 8 años según se informa. Por tanto, la prevención  no es un hecho único y aislado sino una combinación de información y situaciones que afirmen el mensaje. 

1. Aprovechar  cada oportunidad para dar información. 

Si el niño ve a alguien seriamente intoxicado y nos pregunta es un momento para informar que es lo que sucede cuando alguien ha bebido. Algunos padres evaden o dan información  vaga.

2. Información en el colegio.

Los colegios tienen integrado a su programa educativo dar prevención a partir de 5o año. Es importante estar pendiente cuando se da la plática para por la tarde de ese día sentarse a conversar con los hijos del tema, hacerle preguntas de lo que entendió o lo que le llamó la atención. De esta forma no queda como una plática más.

3. Las palabras informan pero el ejemplo arrasa.

Hacer prevención y dar información con un vodka o una cerveza en la mano confunde seriamente a nuestros hijos.  Aún si se bebé moderadamente los niños se van con lo que dice el comportamiento.

4. Hacer conciencia de como manejamos nuestra frustración. 

Si el niño pregunta «vienes enojado?» y respondemos no, y ellos perciben otra cosa, los estamos enseñando a negar emociones. El día que preguntemos lo mismo el nos contestará con la misma negación. Este punto es importante ya que en la medida que los enseñemos a hablar de lo que les sucede, especialmente  con nosotros, será más fácil que liberen emociones hablando y no bebiendo.

5. Quien es el «dealer»? Aquel niño cuyo padre esté alejado.

Una campaña de prevención decía esa leyenda en una foto de varios niños.  En esas fotos donde son pequeños e inofensivos, nadie pensaría que alguno se convertirá en consumidor de drogas y menos aún en vendedor o dealer. Por tanto, estar cerca de ellos, compartir o interesarnos en sus actividades, hobbies, juegos, y amigos nos ayudará como padres en el objetivo de hacer prevención. 

5 Comportamientos que presentan los niños hijos de adictos…

Desconfianza

Son niños con muchas historias sobre el consumo de sus padres. Algún niño reportó que cuando sus padres empezaban a beber, después a pelear él les ponía en su copa una pastilla para que se durmieran. Poder decir esto lo aliviaba ya que nunca lo había dicho. Esto es solo una muestra. Encontrar un lugar seguro donde se puede hablar les permite dejar de cargar ese costal. Traen sentimientos de amor-odio, abandono, soledad etcétera. 


Ansiedad
Se mueven continuamente, no pueden permanecer sentados, mueven mucho las manos, presentan tics. En cuanto empiezan a hablar de lo que han vivido se empiezan a tranquilizar y pueden concentrarse en tareas académicas.  Puede confundirse con déficit de atención pero si el niño puede hablar se relaja y se tranquiliza. Alguna vez una pequeña de 8 años llegó al grupo con muchas preocupaciones del tratamiento de su padre conforme llegó,  vio el lugar se tranquilizó  y empezó a participar más tranquila.

Experimentan acoso escolar (bullying)

Al saber que en su casa las cosas son diferentes su comportamiento puede ser diferente y por tanto son excluidos de los grupos de sus pares cronológicos. No conviven, no son invitados, se les ve solos en el recreo o conversando con sus maestros. Alguna vez un niño llegó a casa con una fuerte marca en el cuello y no dijo nada en casa. Fue en el ambiente de terapia que dijo que otros niños querían ahorcarlo por ser diferente. Los padres ni se lo imaginaban.

Son muy maduros.

«Si viera que madura es mi hija» no necesita participar en la terapia. Es muy adulto en sus respuestas para la edad que tiene. Este es un foco rojo, una alerta que nos habla de un niño que tiene ese comportamiento por sobrevivencia.  Se comporta así para no dar problemas o no preocupar a sus padres.  Los niños son niños y es importante que no se brinquen esa etapa tan importante. .

Niños ávidos de información adecuada.

Las madres me dicen, no está listo para venir, se va a sentir mal de escuchar la información y saber que su padre es un adicto. La experiencia nos revela que se sienten más mal de no saber nada y de no saber porque en su casa pasa lo que pasa. Cuando ellos se documentan, ven lo que las tomografías de emisión de positrones revelan se alivian de entender lo que el alcohol/drogas le hacen al cerebro.  El entender que los enfermos tienen patrones muy similares de comportamiento  que ellos piensan que solo sus padres los
han vivido.

La investigación revela que el niño que ha recibido información hablará 4 veces más después de recibir la información.  Acomodan muchas cosas en su forma de pensar. Las madres reportan que el hijo pasa varios días y sigue haciendo preguntas. La investigación revela en sus pruebas psicológicas respuesta que reflejan muchas emociones que antes no se decían.

Que puede hacer la familia con alguien que no quiere dejar de beber….

Este tema es sin duda doloroso para la familia. Al principio lo llegan a hablar, se quejan, se resienten al día siguiente del episodio  desagradable o de algún riesgo importante. Con el tiempo la familia empieza a acostumbrarse o hacerse indiferente a estos problemas. Hay tantas emociones involucradas que todos empiezan a guardar resentimientos. La enfermedad sigue avanzando a un punto insostenible y es cuando se deciden a buscar ayuda.

A veces la ayuda que buscan es irreal. Tienen  expectativas de que la persona se recupere en una sesión, o que se les enseñe a beber moderadamente.  A veces tienen la idea errónea de que  con una pastilla mágica todo se resolverá.

Si enfrentarse al diagnóstico  es difícil enfrentarse al tratamiento es algo que ven imposible de seguir.. Por esa razón es que es tan importante el lema de Alcohólicos Anónimos de una cosa a la vez y el de poco a poco.

La primera fase del tratamiento en algunos casos, es motivar al que tiene la enfermedad a tomar tratamiento. En otros casos el familiar tiene que enfrentarse primero con su dolor y resentimiento, y después se ocupará de que el alcohólico  tome tratamiento.

En este caso hablaré de una de las posibles intervenciones en el momento de crisis.

Intervención en crisis
Este es un método desarrollado por Vernon E. Johnson (I´ll quit tomorrow,
Harper Collins Publishers). Es una intervención que hace la familia y que si es bien dirigida y hay un involucramiento de todos se logra que el enfermo acepte ayuda y tratamiento.

Llevo más de 20 años realizándola con un buen porcentaje de éxito.
Las familias lo pueden hacer en una sesión de 4 horas aproximadamente o en
varias sesiones. Cuando la familia vive fuera de México puede realizarse
virtualmente siempre y cuando un familiar sea el que convoque y coordine a los
integrantes por Skipe.
Los puntos importantes para la preparación de la intervención son:
1. Ser claros, objetivos y directos en sus participaciones, no dar rodeos.
2. Hacer una carta escrita de acuerdo a las indicaciones y no salirnos de ahí. Este
punto es clave ya que el hablar fuera del apunte puede sabotear el objetivo.
3. Expresar las cualidades que admiramos en nuestro familiar y lo que sentimos
por él. Dejamos fuera cualquier crítica o juicio de valor.
4. Descripción de episodios de situaciones de consumo de alcohol, drogas o de
juego. Especificar cambios de carácter, perdidas afectivas, perdidas de salud,
perdidas de inteligencia, etc.
5. Asociar sus cambios al alcohol.

“Y no eras tu el que hablaba, sino el alcohol,  sin alcohol no eres capaz de hacerte daño o lastimar a los que más quieres, etc.».

6. No combatir coartadas, ejemplo: “tu bebías conmigo”, “yo no tengo ningún
problema”, etc.
7. Unificar criterio de tratamiento. Todos ofrecerán la misma opción que la familia
elija. Si se presentan varias opciones, el paciente se evadirá con mucha facilidad.
8. Identificar los obstáculos que el paciente pone y contestarlos con información
bien fundamentada apoyados por el psicoterapeuta.
9. El factor sorpresa es importante, el lugar donde se realice tiene que ser valorado
en la preparación.

Recordar en todo momento: no juzgar, conocer que hay componentes físicos en esta compulsión que él no eligió tener. Reconocer que esta compulsión hace que su vida social familiar y laboral  sean ingobernables.

En esta sesión no se hablará de resentimientos o reclamos.

Un niño, ¿víctima colateral?

Los niños que crecen en familias con alcoholismo presentan caracteristicas similares. Si observas alguno de los siguientes comportamientos, atiéndelo lo antes posible.

¿Se porta demasiado bien?
Son niños que han observado muchas peleas entre los padres y que buscan agradarlos a toda costa. Han visto que en medio de una pelea, la madre o padre han corrido de la casa al cónyuge. El niño traduce esto en: «me tengo que portar bien para que no me abandonen» o «si soy lindo mi papá no se irá».

No expresa emociones
Se guarda para sí mismo emociones importantes; no habla de problemas o situaciones que le sucedieron en el colegio o con amigos. Los padres se enteran de los problemas por medio de los maestros o por los padres de los compañeros. A veces pasa que en casa aparentan ser muy tranquilos pero en el colegio sacan su agresión o viceversa.
Viven en la fantasía
Bucan maneras de evadirse de lo que sucede en casa, especialmente cuando el padre o madre adicto o tienen problemas. No pueden despegarse de los juegos electrónicos o juegan a «los lápices» y su única preocupación es tener mejor score o tener el próximo juego.

Muy responsables
La madre se refiere al hijo como muy maduro, y lo manejan como una gran cualidad.
«¿Uy, si vieras lo que contesto Manuelito, es taaan maduro?». Se brincan etapas infantiles por cuidar a sus progenitores. Sacrifican su infancia, siempre están al pendiente de los problemas de los padres.

No confían
Les es muy difícil a estos niños compartir sus problemas. Les avergüenza hacerlo. Si cuando ve a la madre llorando y ella responde que no le pasa nada, el niño vuelve ésta su respuesta y ante problemas evidentes nos dice que no tiene nada.

Este tipo de comportamientos revelan la presencia de alcoholismo o adicción en casa. Atenderlos a tiempo les ayudará a liberarse de estos patrones

¿Cómo saber si soy alcohólico?

El autodiagnóstico es lo mas común en esta enfermedad, pues cada quien se evalúa de acuerdo a sus propios parámetros y se justifica de acuerdo con sus propias «reglas», por lo que casi todos refieren su propio parámetro de lo que es la enfermedad. A diferencia de otros trastornos, en los cuales la gente busca al especialista de inmediato para que realice una valoración, el enfermo adicto no cree que sea necesario y no ve sus problemas como síntomas de una enfermedad como cualquier otra. Algunos pretextos y justificaciones que pueden delatar la presencia de un problema son los siguientes:
No me quedo tirado en la calle por borracho
Esta frase o similares pueden aparecer en una etapa muy avanzada de la enfermedad, incluso algunos mueren en el camino o se han quedado tirados en el piso de su casa o en el coche terriblemente intoxicados.

Mi familia tiene todo, no se pueden quejar
La idea de que la familia tenga cubiertas las necesidades económicas no significa que la parte emocional esté satisfecha. Muchos adictos trabajan con intensidad para compensar sus ausencias debidas al consumo. Usan el argumento de que los alcohólicos tienen problemas de dinero y como ellos se ven a sí mismos como exitosos, no reconocen el problema.

No estoy enfermo del hígado.
Desarrollar cirrosis por consumo de alcohol, en algunos casos toma más tiempo que en otros. Cuando ya se llegó a estar mal físicamente es que la enfermedad ya avanzo mucho. Sin embargo, no porque aún no aparezcan este tipo de síntomas, significa que no hay alcoholismo.

Soy muy bueno en lo que hago.
Generalmente, el adicto vive situaciones en las que recibe reconocimiento por su trabajo y eso le hace pensar que no tiene la enfermedad, ya que da soluciones creativas o responde bien en su trabajo. Aunque después tenga que ir a recompensarse con alcohol por ser tan bueno. Quizás la persona tenga áreas de funcionamiento muy favorables pero otras ya estén muy lastimadas por el consumo, como pueden ser la pareja o las relaciones con los hijos.

«El alcoholismo es sinónimo de pérdidas de calidad de vida y de control.» – Fundación Hazelden, Group Counseling.

¿Y vivieron felices para siempre?

pair-707509_960_720

 

La relación de pareja vive diferentes etapas a lo largo del tiempo; hay muchos cambios de los cuales, los recién casados no tienen conocimiento y éstos no son hablados antes del compromiso.

En el consultorio, lo primero que se trabaja es la comunicación entre ambos: preparar un terreno neutral, con reglas claras y que favorezca esta comunicación.

 

Muchas veces, los jóvenes basan su matrimonio en una expectativa fantasiosa e irreal de lo que será la vida juntos y al regresar de la luna de miel, regularmente enfrentan la realidad. Aunque hay parejas que, a pesar de la crisis y las diferencias, desarrollan paciencia, tolerancia y flexibilidad para la convivencia cotidiana, pero en cambio, hay otras cuya relación se empieza a llenar de resentimientos.

 

Actúan el enojo e  involucran a familiares, quienes a veces no ayudan a que la pareja resuelva la crisis. Ante este tipo de situaciones, la terapia de pareja facilita esta comunicación de expectativas frustradas o de malos entendidos. El terapeuta a veces se vuelve un traductor entre los dos y explora con ellos diferentes recursos para hacer las cosas diferentes.

 

Se busca cada uno de cónyuges cambie su visión hacia el otro y vea en sí mismo qué podría modificar para que ambos experimenten mayor felicidad.

PREGUNTAS

En el proceso, surgen interrogantes como: ¿te estoy haciendo feliz? o  ¿de qué me enamoré cuando te conocí?

 

SEPARADORES DE PAREJA

Muchas veces hay cosas o situaciones que van separando poco a poco a las parejas: cosas de la vida cotidiana, el trabajo, la computadora, los hijos a veces son traídos en ciertos momentos para no hablar de cosas significativas, los amigos, hermanos, e incluso también la televisión y  los hobbies. La idea es que ambos encuentren espacios y momentos comunes que disfruten y que les permitan renovar el vínculo. Hoy día las redes sociales como Facebook, Instagram, etc. han generado  problemas de separación en la relación y en algunos casos infidelidades y hasta rompimientos. Se inician comunicaciones con otras personas de forma inocente y poco a poco se crean vínculos de intimidad extra maritales.

EJERCICIOS DE COMUNICACIÓN

Cuando ya han identificado aquellos factores que los están separando, así como los resentimientos que se han perdonado,  es momento de hacer acuerdos nuevos que les funcionen mejor. En este momento, la pareja encuentra, con la ayuda de la terapia, eso que tanto necesita. Aquí la idea es hacerse cada uno responsable de cómo hacer feliz al otro y a sí mismo. A lo largo de las sesiones, los miembros de la pareja van encontrando su propio camino. Cada relación es diferente; lo que a una le funciona a otra puede no solucionarle.

Poco a poco, ellos se van sintiendo en confianza de hablar estos temas sin la ayuda del terapeuta.

A veces son lecturas, ejercicios escritos, o ver videos que preparen el terreno para hablar de temas delicados a los que no estaban dispuestos a enfrentar anteriormente.

COMPROMISO

Si la pareja acude a terapia con un genuino deseo de estar mejor, hay un terreno fértil para mejorar aun en las condiciones más difíciles. Según el problema que enfrenten y la voluntad para arreglarlo se sabe si hay un buen pronóstico. Si realmente hay un deseo de cambio, no importa cuál sea el problema más grave: una infidelidad, problemas económicos, familias compuestas, adicciones o de cualquier otro tipo, siempre hay una solución si existe compromiso de parte de ambos.